PATRICIA HIGHSMITH

CLAIRE MORGAN

El nombre de una época

Laura Siz / Ilustradora, músico y animadora de lo inanimado

PARA ESCUCHAR MIENTRAS LEES

El 19 de enero de 1921, en Fort Worth, Texas (EE.UU), nace una intensa escritora que no teme mostrar la psicología del ser humano con lo bueno y lo menos bueno, pero siempre de una manera deliciosa. Se trata de Patricia Highsmith. Seguro que al nombrarte obras como «Extraños en un Tren», «Carol» o «El Talento de Mr. Ripley», te haces una idea.

Te pongo al día en su historia ya que sus obras serán un reflejo de todo aquello que le remueve por dentro y que decide derramar sobre el papel.

Nuestra protagonista conoce a su padre a los 12 años, debido a que sus padres se separaron antes de su nacimiento y ella tomará su apellido de Stanley Highsmith que contrajo matrimonio con su madre en 1924. Creció llena de rabia contenida y un fuerte sentimiento de amor-odio sobre todo hacia su madre, por ser una hija no deseada.

En 1927, Nueva York se convierte en su nueva casa siendo aquí donde Patricia se hace una devoradora de libros y escribe sobre todo ideas para convertir en historias. De hecho en los Archivos Literarios Suizos en Berna, se encuentran los volúmenes donde escribió y recopiló todas estas ideas desde que tenía 16 años. Entre nosotros, esos textos son algo que me encantaría devorar un día de sofá, manta y vino.

De momento, continuamos para bingo. A partir de 1942, empezará a escribir para editores de cómic, escribirá «Strangers on a Train», editado por Harper & Bros., que se publica en 1950 y posteriormente será comprada por Alfred Hitchcock, para adaptarla al cine. A finales de esta década, un trabajo temporal en unos grandes almacenes, le aportan la inspiración para escribir casi de manera impulsiva, una novela de amor entre dos mujeres, que se ve obligada a publicar con otra editorial ya que Harper se negó a publicarla (algo que le molestó muchísimo por la pereza de cambiar de editores) y que además publicó bajo el pseudónimo de Claire Morgan en 1952. Esto fue así por su contenido lésbico. En EE.UU la homosexualidad era castigada y considerada una enfermedad mental, además de esto, la experiencia obtenida con «Strangers on a Train», que provocó ser encasillada como una escritora de suspense, la hizo dudar sobre si quería ser encasillada como una escritora de «lesbianismo».

«Me gusta evitar las etiquetas, pero, desgraciadamente, a los editores estadounidenses les encantan.»

Patricia Highsmith

El título del que te hablo era «The Price of Salt» y digo era porque en 1989 se reimprimió bajo el título «Carol», con su nombre como autor y en su prólogo escribió lo que la llevó en su momento a escribirla y publicarla con un pseudónimo. «The Price of Salt», se vendió como churros en su versión de bolsillo, emmm… hablo de cerca de un millón de ejemplares en su momento. Patricia recibió miles de cartas de agradecimiento por este libro, por sentirse apoyados cuando casi nadie lo hacía y compartiendo con ella sus propias historias.

En 1955, sale a la luz «The Talented Mr. Ripley» cuyo inmoral protagonista se convertirá en una serie con cuatro novelas más. La tinta de Patricia no es muy aceptada en Estados Unidos pero será bien recibida en Europa, donde se trasladará definitivamente en 1963. En 1970, publica «The Terrapin», un relato corto que refleja la ira y el odio inspirado por su madre, que como ya te comenté al principio, no era santo de su devoción. Sus obras están repletas de mentira, culpa, crimen, psicopatía,… nos muestra que el ser humano puede llegar a hacer cosas que de primeras ni imaginas, movidos por impulsos, sentimientos, recuerdos, en definitiva recurriendo a nuestros instintos más primitivos, tanto si provienen del amor como si no. En conclusión somos bastante más complejos de lo que parecemos, Patricia lo sabía, lo estudiaba y reflejaba esa psicología en sus historias.

Son muchos los textos de esta autora y te recomiendo cada uno de ellos, tanto sus libros, como sus relatos cortos o sus cuentos. Patricia nos dejó el 4 de febrero de 1995 y por mi parte la recordaré como una persona fuerte, con muchísimo por descubrir, una pluma exquisita y con quien me daría largas charlas.

Feliz día a todos.