OFENSIVO Y EXPLÍCITO

PARENTAL ADVISORY

Laura Siz / Ilustradora, músico y animadora de lo inanimado

Etiqueta situada en esa fina línea entre lo que para algunos está «bien o mal». Separando así del rebaño, a las ovejas negras sin pelos en la lengua, adoradoras orgullosas y sin tabúes del Metal.

Parental Advisory es ese sello colocado en la portada de un álbum, que nos advierte de que vamos a consumir contenido musical «ofensivo y explícito». Son muchos los que conocen el aspecto de esta etiqueta, pero no tanto su historia. No estamos ante una clasificación, ni una categoría y mucho menos una moda.

Su historia se inicia en la década de los 80. Se empieza a hacer visible un subgénero del Metal, llamado Glam Metal. Hijos del rock que lucían peinados de largas melenas alocadas, ropa y maquillaje extravagantes, rodeados siempre de mujeres, sensualidad, sexualidad y excesos.

El ambiente se tensa, cuando en 1984 el grupo W.A.S.P lanza su tema Animal (Fuck like a beast), que no sentó nada bien a los colectivos conservadores, que comenzaron a hacer propaganda en contra de este género y sus seguidores, realizando sonadas protestas en las que incluso, quemaban gran cantidad de material musical. Pero quien acaba por ser la gota que les colma el vaso, será Prince. Sí, tal y como lo lees y es que tras el lanzamiento de su álbum Purple Rain, este llega a los oídos de Mary Elizabeth Aitcheson (Tipper Gore) esposa del que después se convertiría en el Vicepresidente de los EE.UU, Al Gore.

El mencionado álbum, recién salido del horno, llega a manos de la señora Gore a petición de su hija y tras quedar escandalizada, decide co-fundar junto con otras esposas de senadores, el PMRC (Parents Music Resource Center), con el objetivo de censurar, retirar y borrar del mapa todo el Metal y cualquier otro género de contenido similar, argumentando que los niños y adolescentes estaban escuchando canciones muy subidas de tono.

El PMRC, entre pastas y té, redactaron una lista de canciones, denominada «las 15 inmundas», alegando que en ellas, los artistas apoyaban e incitaban al consumo excesivo de drogas, alcohol, sexo, violencia y ocultismo. De esta manera, iniciaron presiones a la RIAA (Recording Industry Association of Amarica), consiguendo llevar a juicio a los artistas pertenecientes en su mayoría, al mundo del Metal.

Dato curioso: es este el momento en el que nace aquel rumor de los «mensajes subliminales» donde se podía oír a Satanás hablando, al reproducir el tema al revés (Imaginación no les falta).

El grupo Twisted Sister se convirtió en el más relevante del momento. Dee Snider, su vocalista, fue tomado como el líder de los melenudos causantes de estragos inmorales. Tanto Dee Snider, como Frank Zappa y John Denver, fuero llamados a juicio y comparecer frente a los senadores, sus dulces esposas y medio mundo, por su música y en representación de los artistas.

Snider, con su indumentaria habitual y unos folios doblados sacados de su bolsillo, expuso un discurso lleno de educación, respeto y argumentación sensata. Esto fue algo que ninguno de los presentes esperaba (es lo que tiene prejuzgar, en lugar de conocer). Defendió dos de sus temas.

1. «We’re not gonna take it».
Motivo de la acusación: violencia.
Nada más lejos de la realidad porque habla de la superación personal y el no permitir ser pisoteado por nadie.
2. «Under the blade».
Motivo de la acusación: sadomasoquismo.
Este tema fue escrito para su amigo y compañero guitarrista de la banda, que había sido sometido a una cirugía de garganta. El artista en su brillante declaración, llamó a la señora Gore «mente sucia», por tratar de manipular el verdadero significado de sus letras.

Declaración de Dee Snider, en el juicio de el PMRC.

A la salida del juicio, Snider declaró ante la prensa que se sentía «sucio» al haber tenido que estar cerca de gente así.

Los musicos salieron victoriosos, ya que no existían evidencias claras para censurarles, ni retirar su trabajo. Pero para evitar enfrentamientos posteriores, se pidió la colocación en el álbum, de una etiqueta que sirviera como aviso de su contenido. No existen acuerdos para determinar su colocación, ni la obligación de ser colocada. Será la discográfica la que determinará si la etiqueta ha de ser colocada o no en el álbum. Se empezó a poner en 1985, pegada en el celofán que envolvía el álbum. En un inicio, era un círculo de fondo blanco con una advertencia. En 1990, pasa a ser rectangular, con el texto: Parental Advisory Explicit lyrics. Incluso en el caso de la banda Geto Boys, la discográfica quiso añadir una segunda advertencia en su álbum homónimo (The Geto Boys en 1990), dado su contenido altamente extremo. En 1992, se pide a las discográficas la colocación de la etiqueta directamente impresa en la portada. Esto no gustará, ya que estropeaba el diseño y el trabajo artístico del álbum. No será hasta 1996, que veremos en circulación la etiqueta que conocemos actualmente como Parental Advisory Explicit Content.

Aquí no queda la historia porque en 1986 con el nacimiento del subgénero del Rap, el Gangsta Rap, el PMRC vuelve al ataque alegando que los asesinatos cometidos por los civiles americanos en aquel momento, fueron por estar bajo la influencia de este tipo de música. En esta ocasión fue citado el pionero del Gangsta Rap, Ice T, por «Rhyme Pays», de nuevo Judas Priest, por «Better by You, Better than Me» y a Marilyn Manson, debido a una masacre ocasionada por unos jóvenes en un colegio, que según el PMRC, estaban influenciados por su música.

Las bandas se unieron para acabar con el PMRC. El tema «We’re not gonna take it» (Twisted Sister), se convierte en un himno. Ramones, lanzan «Censorshit», dedicada a la señora Gore. Pero la protesta más señalada, sería la realizada por la banda Rage Against the Machine en el festival de música Lolapalooza en 1993. Subieron al escenario, apoyaron sus isntrumentos en los amplificadores y permanecieron 15 minutos frente al público, denudos, con las siglas PMRC pintadas en el pecho, con la boca tapada con cinta y una pista de bajo y guitarra como fondo.

Por último, no puedo acabar sin mencionar la otra cara de la moneda. Será la maravillosa Mary Morello. Madre del guitarrista de Rage Against the Machine, Tom Morello, que funda en 1987 el grupo anti-censura, Parents for Rock and Rap, convirtiéndose en la mayor opositora de Tipper Gore y en defensora incansable de la libertad musical (Si Mary no existiera, habría que inventarla).

Hoy en día esta etiqueta es para algunos un sello de culto, para otros simplente moda, pero desde luego tiene una historia de la hay que aprender. Debemos ser, dejar ser y vivir. Apostemos por la música y la vida libre de etiquetas.

Un abrazo a todos